LEER CON LUZ DE LUNA

LA BIOGRAFÍA DE ELISA

Gioconda Espina

 La Fundación Empresas POLAR acaba de editar una biografía de Elisa Jiménez que es, al mismo tiempo, la historia de la creación más reciente de Elisa, la Asociación Venezolana para una Sexualidad Alternativa, AVESA, de la relación con las organizaciones de salud sexual y reproductiva de América Latina y el Caribe y de otras partes del mundo, y de la relación con las asociaciones y federaciones médicas del país, con las instancias gubernamentales nacionales y, en mucha menor cuantía, con las ONG de mujeres de Venezuela.
Digo que AVESA es su creación más reciente porque como puede verificarse en la biografía, Elisa, que comenzó a estudiar Psicología en la UCV ya casada y con hijos, al poco tiempo de salir a la calle a trabajar en la Maternidad Concepción Palacios, creó el COF, Centro de Orientación Familiar, que se ha dedicado por décadas a convencer a las mujeres de que la maternidad es una bella opción de vida, pero sólo es una opción. Y que si se elige parir, debe hacerse con alegría y conociendo todos los pasos de la gestación, del parto y del amamantamiento. Según dice su biógrafa, una de las cosas con las que la gente se arriesgaba a que le dieran una clase de educación sexual express, era hablar de los «dolores» de parto. El embarazo no es una enfermedad, así que en el parto no hay dolores sino contracciones, decía enfática.

Mercedes Muñoz (2008). Elisa Jiménez. Una de ellas. Caracas, Fundación Empresas Polar (Col. Periodismo y  Memoria

Mercedes Muñoz (2008). Elisa Jiménez. Una de ellas. Caracas, Fundación Empresas Polar (Col. Periodismo y Memoria)

El COF de la Maternidad Concepción Palacios ahora se llama Elisa Jiménez, por decisión de la Ministra de la Familia Mercedes Pulido, en tiempos de Caldera 2; también una de las dos casas de abrigo adscritas al Instituto Nacional de la Mujer, lleva su nombre. Esta biografía es también un canto nostálgico por su madre, sobre todo, de su infancia y adolescencia con su madre, con las abuelas Pepa y Merche, de su autora, Mercedes Muñoz Jiménez, Merce, la hija única y mayor de Elisa y Simón Muñoz, su primo y primer esposo.        La lectora hace el recorrido con Elisa y un montón de hermanos, primos, tíos y tías que ella entrevistó para construir su relato con fuentes directas, un recorrido que va desde Zaraza y Onoto (Edo. Guárico) hasta Chacao, Santa Eduvigis y El Topito de San Bernardino, en Caracas, el edificio donde las feministas de fines de la década de 80 visitamos muchas veces a Elisa.

Hay algo que se nos aclara muy pronto en el relato de Mercedes Muñoz: el humor «ácido» de Elisa, como lo describe Euclides Sánchez, otro de los entrevistados; o «audaz», como define Mercedes al humor de su hermano -el único hijo menor de Elisa, Rafael Ernesto Muñoz Jiménez- que viene por el lado de las Armas.      Lo tienen ellas y los hermanos de Elisa y, sin duda, quien más lo heredó fue su propio hijo: en dos oportunidades no pude evitar la carcajada en plena madrugada al leer las respuestas que le dio a Mercedes a sus preguntas serísimas, como por ejemplo, lo que recordaba de la vez que (teniendo el 9 años) su mamá lo llevó a presenciar un parto, o de cuando Elisa intentó adoctrinar en materia de sexualidad, sin éxito alguno, a un compañero de estudios de Rafael que le habló de los burdeles… Mercedes sacó el talante serio de Simón y Freddy Muñoz. Rafael el desparpajo de Elisa y de los hermanos de Elisa.
A varios entrevistados, Mercedes les preguntó si les parecía pertinente escribir la historia de Elisa. No recuerdo que me lo haya preguntado a mí, pero el resultado demuestra que era imprescindible, porque con la biografía de Elisa ahora tenemos la historia de cómo se instalaron en Venezuela dos consignas que ahora son obligadas en el discurso político feminista: la despenalización del aborto y la visibilización de la violencia por razones de sexo. Sus contemporáneas sabíamos que Elisa es la responsable de ello, pero ahora queda el libro para que las próximas generaciones tengan las pruebas en un solo relato.
Magaly Huggins le advertía a Mercedes sobre el peligro que entraña que sea una hija la biógrafa de la madre y que, por eso, debía mostrar también los problemas de AVESA, incluida aquella crisis del 91-92 que Huggins resume para quien no la conozca. Creo que Mercedes se cuidó a pesar del riesgo cierto señalado por Huggins. Quizás la haya ayudado en esto el talante serio de los Muñoz.
Lamentablemente no se puede adquirir la biografía a menos que se compre el paquete de 4 relatos que resultaron de un taller que coordinó Milagros Socorro, pero el paquete es barato y los otros tres títulos son extremadamente interesantes. En uno de ellos, llamado Protagónicas, Inés Muñoz Aguirre recoge entrevistas a mujeres de los más diferentes ámbitos; ahí nos encontramos a Gladys Parentelli. Pueden conseguir en Liber@rte (PP del Centro Comercial Chaguaramos) la cajita de la Polar con Mercedes Muñoz, César Batiz, Milagros González e Inés Muñoz Aguirre, quien no es familia de la otra Muñoz.

Gioconda Espina es profesora de Teoría Feminista y coordinadora de la línea de investigación “Psicoanálisis y género” del Área de Estudios de la Mujer (FACES, UCV). Publica por entregas el “Diario de una neurótica de fin de siglo” en su sitio http://www.giocondaespina.com.ve

Páginas: 1 2 3 4 5

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: