MUJERES EN ACCIÓN

FINAS ARTESANAS EN EL SUR DE ALEMANIA

Gabi MERZ

Gabriele Merz

 

Cada vez que voy a ver a mi familia, en el sur de Alemania, descubro una nueva pieza de patchwork realizada por mi prima -y ahora también su hija-, que luce en algún lugar de la casa o que otro familiar recibió de regalo. Ellas siempre tienen alguna pieza comenzada, generalmente cobijas o cubrecamas: patrones cortados, retalitos de tela cortados o cosidos que a mí, como espectadora, sólo me dan una vaga idea de lo que será la pieza final.

Este año, tras visitar dos exposiciones en las cuales se presentaron cientos de piezas; maravillarme ante los distintos diseños, colores, formas, técnicas y usos; pensar en los miles de puntos que estas mujeres totalizan y en las cientos de horas para llegar al producto final, quise averiguar qué hay en esto del patchwork que tanto apasiona a mi prima y a otras mujeres en el sur de Alemania, en un emprendimiento que les da gran satisfacción pero, en la mayoría de los casos, ninguna remuneración…

Quilt 1

Un poco de historia

Juntar trocitos de tela para formar una pieza con diseño es una tradición antigua que se utilizaba para aprovechar las telas sobrantes de la costura, elaborando prendas de vestir, cobijas y, ocasionalmente, piezas de decoración. El patchwork-quilt adquirió su prestigio hacia la mitad del siglo XIX, convirtiéndose en una forma tradicional en las regiones anglosajonas.

En la elaboración del patchwork se utilizan tanto fragmentos de telas procedentes de prendas viejas o en desuso, como telas adquiridas especialmente para ello. Su valor, hoy como en tiempos pasados, tiene que ver con la fineza de la elaboración, pero principalmente con la belleza y la unicidad que las mujeres le imprimen.

Patchwork y quilt son dos términos del inglés que se utilizan en Alemania y otros países para referirse a dos técnicas de arte del textil. El quilt es una pieza de tela entera sobre la cual se cosen diseños con puntos manuales. En el patchwork, el diseño se crea al coser diferentes trocitos de tela recortados adecuadamente. Al terminar la pieza de patchwork, se aplica la técnica del quilt para destacar ciertos diseños, agregar dibujos o para juntar las tres capas de tela.

Es que en ambos casos hay tres capas de tela: la parte superior que muestra el diseño sobre la tela (en el quilt) o la conjunción de diferentes telas (en el patchwork); la parte inferior que consiste en una sola pieza; y la parte interior, la entretela, generalmente de vellón o de guata, que le da su espesor.

Quilt 2

No se conoce con certeza el origen del quilt. Se presume que viene de China y Egipto. La enciclopedia digital Wikipedia reporta que el quilt más antiguo que aún se conserva es una alfombra de lino encontrada en una cueva en Mongolia, anterior al siglo II.

J.A. Johnson Breneman (www.historyofquilts.com), historiadora de la artesanía, informa que el primer atuendo de quilt reportado vistió una figura de marfil de un faraón de la primera dinastía, 3.400 años antes de Cristo.

A partir del siglo XV se conoce más sobre los desarrollos del quilt. En esa época, los quilts de telas finas fueron utilizados por los círculos pudientes de Europa y Asia en sus transacciones comerciales. En Japón, eran ofrecidos en tributo a emperadores y señores de la guerra.

Los inviernos fuertes en la Europa de entonces incentivaron el uso de la técnica para elaborar gruesos cobijas. El invento de un marco para su elaboración contribuyó a que se cosieran diseños más finos y decorativos, dando inicio a la forma artística del quilt.

El siglo XIX fue una gran época para el patchwork y el quilt en Europa y en Norteamérica. En ello influyó el desarrollo de la industria textil, que permitió también a las mujeres de los estratos pobres adquirir telas y elaborar piezas de acuerdo a sus necesidades y gustos. Hasta entonces, las telas habían sido un material de acceso restringido, sólo las mujeres de los estratos pudientes tuvieron suficiente tiempo libre y recurso para dedicarse a este pasatiempo, o porque las piezas eran encargadas por personas o instituciones pudientes.

La exposición

Este año, era la cuarta exposición organizada por el grupo de la pequeña ciudad de Bad Grönenbach y pueblos aledaños del sur de Alemania, para presentar los trabajos de patchwork y quilt que todas estas mujeres han elaborado. Gracias a la dedicación de muchas mujeres y a los amplios espacios del castillo donde se montó la exposición, el grupo logró presentar más de doscientas piezas.

Construido en el siglo XII por un caballero sajón, este castillo recuerda que las Cruzadas trajeron en el siglo XI una forma de quilt desde el Medio Oriente a Europa: los caballeros utilizaron aquellas telas acolchadas debajo de su armadura para tener más confort, protección y calor.

Durante las dos semanas de exposición, todo el grupo participó de una forma u otra: trabajaron juntas una cubierta que fue el premio principal de una rifa cuyos recaudos fueron donados a la asociación que mantiene el castillo; se turnaron para atender a los visitantes; hicieron ricas tortas que se vendieron en la cafetería montada en el marco de la exposición. Los ingresos por la venta de entradas, tortas y café financiaron los gastos de la exposición.

Quilt 3

Las piezas expuestas en el Castillo muestran el abanico de posibilidades de creación.

Katharina, una de las costureras artísticas, bautizó su cobija de patchwork y quilt “La historia sin fin” porque transcurrieron siete años hasta terminarla y colocarla en la exposición. Con esta pieza comenzó a aprender la artesanía, siguiendo las instrucciones de una revista especializada. “No sabía qué pieza iba a salir, creaba el diseño mientras la hacía; su forma y tamaño se cristalizaron en el camino…”

A Margit le llamó la atención el patchwork cuando vio a una mujer cosiendo pequeños hexágonos de tela durante la travesía del ferry que la llevaba de vacaciones a Irlanda. Pero dejó pasar varios años hasta inscribirse en un curso, para complacer a su sobrina. Asi, elaboró su primer quilt, intitulado “Galaxia”.

Una vez terminado el curso, sus integrantes decidieron reunirse regularmente para seguir aprendiendo juntas.

Tanto a nivel local como en el ámbito nacional e internacional las artesanas han conformado grupos, talleres de trabajo y asociaciones. Son espacios para el aprendizaje, la enseñanza, el intercambio, el establecimiento de contactos y, también, el enriquecimiento de la vida social.

En Bad Grönenbach como en los Estados Unidos, aunque para las mujeres de las zonas rurales haya más oportunidades de pasatiempo que hace un par de siglos, las reuniones para trabajar el patchwork les permite salir de la casa y sigue siendo una forma de hacer vida social.

“Somos un grupo muy agradable… Me encanta cuando ingresa gente joven… En 2001 viajamos por primera vez a una exposición juntas, y desde entonces cada año visitamos a un evento de patchwork, en Alemania o algún país cercano”, comenta Margit.

Para Katharina, es una forma divertida de aprender. Le encanta que haya mujeres de todas las edades en su grupo: “El patchwork me desconecta, me relaja, me gusta aprender con las demás, siempre creamos algo nuevo y me encanta el colorido.”

La Asociación Alemana de Patchwork organiza cada tres años una exposición itinerante. Esta asociación fue creada en 1985, y cuenta actualmente con unas siete mil afiliadas. Está adscrita a la Asociación Europea de Quilt, fundada en 1989. Sus socias organizan exposiciones, cursos y talleres, y apoyan el contacto entre las artesanas dentro y fuera del país.

Quilt 5

Y si bien es un pasatiempo para la mayoría de estas artesanas, para algunas se trata de un proyecto de vida. En los países que cultivan esta tradición, algunas artesanas se han hecho un nombre creando diseños de telas, impartiendo cursos, publicando libros, montando su taller hasta con máquinas para realizar los más complicados bordados finales sobre sus piezas.

Una de las mujeres de Bad Grönenbach vive del patchwork: no sólo da cursos sino que ha montado un pequeño negocio de venta de telas y otros implementos para esta artesanía. Las demás artesanas del pueblo tienen su trabajo, o son mujeres jubiladas o amas de casa. “Nadie pagará las horas que una dedica a la elaboración de las piezas…”, comenta Katharina.

 

Gabriele Merz es socióloga, investigadora para organismos internacionales.

 

 

Anuncios

Páginas: 1 2 3 4

8 comentarios to “MUJERES EN ACCIÓN”

  1. Susana Aída Says:

    Hola mi nombre es Susana Aída soy de Uruguay conoci a Gabriele Merz en un encuentro del Repen aquí en nuestro país.
    Soy ganadora del segundo premio de “Emprendimientos exitoso liderado por Muejeres” del año pasado.
    Estoy felíz pues a raíz de ese concurso he conocido muchas mujeres que nos identificamos todas y al conocer todas estas mujeres en el foro del Repen y escuchar sus historias he crecido mucho mas y me siento que por suerte en muchas partes de nuestra querida América habemos Mujeres luchando por un lugar ya que nuestra sociedad siempre nos deja para atrás.
    Pero eso no importa tenemos fuerza y mucha y todas juntas podemos llegar muy lejos lo se.
    Les cuento que tenemos un emprendimiento familiar de una pequeña fábrica de licores y mermeladas artesanales y la mayoria de las frutas que utilizamos las cosechamos en nuestra casa ya que mi esposo es fruticutor y producimos manzanas, duraznos, uvas, naranjas y ciruelas.
    Me encantó conocer su historia está muy buena yo he hecho compus tambien hice un curso queda buenísimo y las plantas vienen preciosas no se puede creer que sea así.
    Les digo que sigan adelante sigan luchando se puede no importa las dificultades se superan y van ha lograr muchos éxitos.
    Cordialmente les saluda Susana Aída

  2. Amilkar Escobar Says:

    Le digo que no se desanimen, sigan trabajando, esfuerzo como este tenemos que empezar a hacer todo para conservar nuestro planeta, la casa de todos

  3. Amilkar Escobar Says:

    No se desanimen, sigan trabajando, estas actividades son que ayudan a conservar el ambiente y a cuidar la casa de todos nuestra planeta tierra

  4. La Luna Azul Says:

    Felicitaciones, el enfoque de vuestro blog es universal, revela el interes que se ha expandido mundialmente de enfrentar el acoso y el maltrato a las mujeres. Me sorprendió que ese pueblo de Barranquitas posea ese record tan nefasto de la enfermedad de Hutchington. A ver si los neurofisiólogos se animan a esclarecer la causa de esta endemia. Me agrada vuestro blog.
    José Abel Ramírez, médico.

  5. Ady Says:

    Hermoso el trabajo de patchwork! Me encanta! Pero es una lástima que trabajarlo sea tan caro… aun así, muero de gana por empezar algun proyecto

  6. cinthya mayela Says:

    Buen trabajo gabriele merz es Arte en tus manos

  7. Teresa Says:

    Que trabajos mas lindos!!!!. Te felicito. Me podrías decir, dónde consigues esas telas tan lindas?. Gracias.

  8. Pita Galy Says:

    me encantaron las quilts de flores, maravillosamente con gran colorido felicidades. ojala dieran tutoria para realizarlas a las mexicanas nos gusta este tipo de colores. felicidades desde el D.F. Cd. de México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: